Los bebés lloran (sí o sí)

Cuando llega el primer bebé a una familia, entra un mundo nuevo de teorías y corrientes sobre maternidad y crianza.

Ya desde el hospital comienzan a ganar espacio en nuestras vidas cuestiones importantes como la lactancia, con toda la carga emocional que implica, y otras menores como el baño y los pañales.

Uno de los temas que entra con fuerza es el llanto del bebé y qué hacer cuando sucede.

Cuando yo tuve mi primer bebé algunos expertos decían que no había que dejar llorar al bebé, aseguraban que podía ser traumático para él e incluso no dudaban en tildar de crueldad el acto (que en realidad sería la omisión) de permitir que el bebé llorara.

Así que, como muchas otras mamás, me dije a mí misma que no le dejaría llorar. Pronto descubrí que mi bebé lloraba, por hambre, por sueño, por malestar, por calor, por cólicos y veía con frustración que en infinidad de situaciones cotidianas no podía hacer nada por evitarlo.

Cuando iba en el coche o en el autobús o tenía que hacer la comida o ducharme y mi pequeño empezaba a llorar, sonaba en mi cabeza como un disco rayado: “que no llore” , “se va a traumatizar,” “así no puedes ser una buena madre” y crecían la ansiedad y el miedo por el oscuro futuro que le esperaba a mi niño llorón. No hacía más que preguntarme cómo lo harían las mamás que tenían más de un hijo.

Y así día tras día, además de un bebé llorón pronto apareció una mamá angustiada y estresada.

Ninguna madre desea que su bebé llore 

Si algo he observado como una constante es que todas las mamás queremos que nuestro bebé esté bien, a ninguna nos gusta que llore, ni siquiera puedo imaginarme al denostado dr Estivill bailando salsa mientras su bebé lloraba en la habitación de al lado.
Pero la realidad es que el bebé va a llorar y que, si es malo que un bebé llore, peor es que una madre se angustie.

Esto no va de si debemos coger al bebé para que no llore o  si debemos dejarle llorar para que no se “acostumbre a brazos”.
Va más bien de cómo vivimos por dentro el llanto de nuestro bebé.

¿Qué te dices a ti misma cuando tu bebé llora?

Pensamientos como “soy una madre horrible por permitirlo” o “mi hijo se está traumatizando” se alejan de la realidad y contribuyen a que muchas mamás vivan con angustia y sentimiento de culpa su maternidad.

La frustración forma parte de la vida y poco podemos hacer por evitarla, raramente nuestro estado físico y mental es perfecto y hay que aceptar que a nuestros bebés les pasa lo mismo. Sin embargo sí que podemos regalar a nuestros hijos una madre más serena, relajada, con menos estrés. Una madre confiada y segura que sabe que a veces no puede coger en brazos a su bebé cuando llora pero que no se siente mal por ello. Que sabe que el camino de la crianza y educación es largo y lo importante no se juega en este terreno.

Evidentemente el llanto seguirá provocando cierta tensión y está bien que así sea porque es la función principal del reclamo del bebé, pero ya no traerá toda esa carga adicional de culpa y angustia que es la que verdaderamente desgasta a las madres y no les permite vivir plenamente su maternidad.

 

¿Cómo vivís vosotras el llanto de vuestro bebé?¿Te has sentido alguna vez estresada y agobiada con él?

Si te ha parecido útil este post, comparte! 🙂

6 respuesta a “Los bebés lloran (sí o sí)”

  1. Creo que es fundamental devolver a la madre su lugar en su propia maternidad. Algo que parece tan obvio, se pierde entre tanto escritor, pedagogo, psicólogo, especialista o blogger que se precie. No hay nada mejor para nuestro hijo que nosotras mismas. No puedo estar más de acuerdo con tu afirmación Jasnagora, mamá tranquila, bebé más centrado.
    ¡Enhorabuena por tu blog!

  2. No puedo estar mas de acuerdo contigo Jasnagora. Creo que lo más importante en la crianza, es sentir bien, sin estrés, ni angustias, más allá de lo que nos hace crecer como madres. Más sentido común y menos teorias.
    Me encanta tu blog!

  3. Estoy totalmente de acuerdo! Me leí los 2 libros : duérmete niño, y bésame mucho con mi primer hijo, en ese momento que me ocasionaba angustia el lloro…
    Poco a poco fui aprendiendo, y hago lo que me apetece en cada momento, pensando que es lo que creo mejor: dejar llorar un ratito, coger antes de que se encanen … y lo que dices, la tranquilidad y serenidad es lo mejor que le podemos dar a un bebé . Ante un momento de estrés, stop, respirar, tranquilidad y todo se ve diferente…
    enhorabuena por el blog! Me encanta 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.