Hijos bien integrados, ¿de qué depende?

Ya estamos dejando atrás la tan emblemática “vuelta al cole”. Con multitud de sensaciones en la galaxia escolar, madres que se sienten liberadas, otras con pena,  niños con absoluta desgana, otros con ilusión, y ¡qué decir de los profes! También hay de todo, ilusión, ganas, miedo….

Los primeros días del cole en nuestra casa también hubo de todo, uno vino muy contento porque se lo había pasado super bien, otra llegó “carilarga” porque su requeteamigadelalma ya no habla con ella…, pues eso, de todo un poco.

Con los años voy viendo que algunas situaciones se repiten un año tras otro. La primera vez que mi hijo mayor vino diciendo que le habían pegado en el cole se me hizo un pequeño nudo en el corazón, sabía que era una tontería, pero la verdad es que me dolió más a mí que a él.

Todos los padres queremos que nuestros hijos estén bien integrados en sus clases, en sus grupos de amigos. No necesitamos que sean niños populares, pero sí que sean queridos. Con frecuencia pensamos que eso depende de la suerte que tengan con el grupo de clase.

En este post, me gustaría daros algunas claves para que vosotros, padres, os convirtáis en el mejor recurso que tiene vuestro hijo para estar bien integrado en clase.

Continuar leyendo “Hijos bien integrados, ¿de qué depende?”

Adolescentes: la forja de la identidad

Si tienes un hijo adolescente o estás a punto de tenerlo, prepárate para experimentar unos cuantos cambios en tu vida. Lo que antes tenías bajo control va a dejar de estarlo, las relaciones padre-hijo que parecían sólidas de pronto se van a volver frágiles, los canales de comunicaciòn sufrirán cortes continuos. En algún momento incluso te puede parecer que tu hijo va hacia atrás, que está perdiendo las buenas cualidades adquiridas en la infancia.

Tal vez tu experiencia con un hijo adolescente no está siendo así, porque claramente lo estoy pintando bien feo, pero ¿te suenan alguna de estas situaciones?, ¿Sientes también que tu hijo ya no es como era y que vuestra vida ha cambiado?

La adolescencia es fundamentalmente un proceso de diferenciación del adolescente con su familia. -Y ¿para qué se quiere diferenciar de su familia?-. Sencillamente porque es el camino necesario para definir su propia identidad. Que es el verdadero fin del adolescente, aunque ni él mismo lo sepa.

Sólo si miramos al adolescente bajo este prisma comprenderemos lo que le está pasando y podremos apoyarle adecuadamente.

Continuar leyendo “Adolescentes: la forja de la identidad”

Hijos solidarios: mentes abiertas, corazones generosos

Cuando todos los días pasas por las mismas calles es fácil que las personas que encuentras por el camino terminen resultando familiares, a veces incluso forman parte del paisaje urbano. Las personas sin hogar o que por cualquier causa están “pidiendo” no son una excepción.

Me he dado cuenta de que mis hijos ven cosas que yo no veo y, pensándolo, eso multiplica enormemente el campo de visión de la familia.

Continuar leyendo “Hijos solidarios: mentes abiertas, corazones generosos”

Los bebés lloran (sí o sí)

Cuando llega el primer bebé a una familia, entra un mundo nuevo de teorías y corrientes sobre maternidad y crianza.

Ya desde el hospital comienzan a ganar espacio en nuestras vidas cuestiones importantes como la lactancia, con toda la carga emocional que implica, y otras menores como el baño y los pañales.

Uno de los temas que entra con fuerza es el llanto del bebé y qué hacer cuando sucede.

Cuando yo tuve mi primer bebé algunos expertos decían que no había que dejar llorar al bebé, aseguraban que podía ser traumático para él e incluso no dudaban en tildar de crueldad el acto (que en realidad sería la omisión) de permitir que el bebé llorara.

Así que, como muchas otras mamás, me dije a mí misma que no le dejaría llorar. Pronto descubrí que mi bebé lloraba, por hambre, por sueño, por malestar, por calor, por cólicos y veía con frustración que en infinidad de situaciones cotidianas no podía hacer nada por evitarlo.

Cuando iba en el coche o en el autobús o tenía que hacer la comida o ducharme y mi pequeño empezaba a llorar, sonaba en mi cabeza como un disco rayado: “que no llore” , “se va a traumatizar,” “así no puedes ser una buena madre” y crecían la ansiedad y el miedo por el oscuro futuro que le esperaba a mi niño llorón. No hacía más que preguntarme cómo lo harían las mamás que tenían más de un hijo.

Y así día tras día, además de un bebé llorón pronto apareció una mamá angustiada y estresada.

Continuar leyendo “Los bebés lloran (sí o sí)”

Qué hacer en verano con los niños

¡Mil cosas! Sería la respuesta entusiasta de muchas mamás, incluso podría incluirme en ese coro.
10 veranos con niños dan para mucho y si algo he comprobado es que las mil y una opciones disponibles no garantizan un verano entretenido, en parte porque con tantas opciones es más difícil elegir y en parte porque no basta con que algo se pueda hacer, además hay que hacerlo.

El caos tiende a estar presente de forma natural en el verano y después de la rigidez del curso escolar, hasta se agradece. Sin embargo el caos de por sí tiende a aumentar y si no está sujeto a ningún control termina siendo más agobiante que el estrés del día a día.

Siempre he admirado profundamente a esas mamás que en un momento organizan una actividad de manualidades o se ponen el delantal e improvisan una clase de máster chef con los niños pringandose y disfrutando.

La verdad, yo no soy muy habilidosa, tampoco tengo una gran imaginación y de paciencia en la cocina voy justita, por eso cuando he intentado hacer cosas con los niños, o me faltaban los materiales o no tenía los ingredientes o me ponía a buscar recetas y buscando, buscando se me pasaba el rato…

Continuar leyendo “Qué hacer en verano con los niños”